Evangelio 2018

2 septiembre, 2017 – Espiritualidad digital

Líbrenos Dios de los conservadores

En asuntos políticos, cada cual forme su opinión. Pero, en lo referido a la santidad, Dios nos libre de ser conservadores. Si Dios hubiese querido conservar lo suyo, habría cercado el cielo con muros, y no habría enviado a su Hijo a la tierra para recuperar lo nuestro.

Tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo. A este siervo negligente y holgazán lo mató, precisamente, el ser conservador. Por no arriesgarse a perder el talento recibido, lo sepultó. No quiso imitar a su compañero, quien fue enseguida a negociar con sus cinco talentos y ganó otros cinco.

Negociar supone arriesgarse. El seglar que se aísla y aísla a su familia en piadosas burbujas católicas para no contaminarse con el mundo jamás ganará almas para Cristo. Quizá conserve encendida la llama de su bautismo, pero a nadie aprovecha.

Desde luego que vivir la fe en medio del mundo, sin miedo, supone arriesgarse. Para no mundanizarse, es necesaria una fuerte vida espiritual. Pero sólo quienes, armados con esa espiritualidad, viven su fe entre paganos e increyentes podrán presentar al Señor, cuando los llame, sus talentos multiplicados. Concédanos Dios celo de almas, y líbrenos de los «conservadores».

(TOI21S)