Evangelio 2018

30 agosto, 2017 – Espiritualidad digital

La medida de vuestros padres

Un sacerdote camina por la calle. Un joven y una joven, al cruzarse con él, se detienen. El joven escupe en la cara al sacerdote, y siguen su camino.

¿Por qué?

Dos adolescentes pasan ante una iglesia. A voz en grito, profieren blasfemias imposibles de transcribir.

¿Por qué?

Una mujer se convierte. El marido, que había sido siempre una persona sosegada, comienza a increpar a la mujer cada vez que vuelve de misa, con ataques furibundos contra la Iglesia.

¿Por qué?

Porque el odio a Dios existe, y lo siembra el demonio en los corazones de quienes viven en pecado.

Sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres! Como los genes de los padres perviven en los hijos, así sucede con el odio a Dios, inoculado en los suyos por el padre de la mentira.

No son actitudes racionales. Ni el sacerdote que cruza la calle ha insultado a los jóvenes, ni la Iglesia ha perjudicado a los adolescentes, ni esa mujer hace daño al marido por ir a misa. Es, sencillamente, que no lo pueden soportar. Hay que rezar mucho por personas así. Responder con odio sería letal para nosotros.

(TOI21X)