Evangelio 2018

29 agosto, 2017 – Espiritualidad digital

La gran batalla

Te copio, de la oración colecta de la misa de hoy: Concédenos que, así como (Juan) murió mártir de la verdad y la justicia, luchemos nosotros valerosamente por la confesión de tu verdad.

¡Bendita lucha! No consiste, desde luego, en liarse a golpes con todo el mundo, ni en emplear violencia contra quienes no creen. Es, más bien, la lucha que Cristo libró en Getsemaní, la de la valentía y la mansedumbre.

Juan le decía que no le era lícito tener a la mujer de su hermano. Es preciso entablar una batalla contra los respetos humanos y la propia cobardía para proclamar la verdad cuando la verdad duele, y para hacerlo de forma serena y firme. Se necesita toda una guerra interior para no devolver mal por mal cuando, al escuchar nuestras palabras, los hombres se vuelven contra nosotros. Seguir amando a quienes nos odian supone una conquista mayor que todas las gestas de un emperador.

Juan llevó a cabo esa lucha, y la venció con su muerte, aceptada como anuncio de la de Cristo y sacrificio redentor. A él le pediremos esa fortaleza. Hay una gran batalla que librar, y el escenario de esa batalla está dentro de nosotros.

(2908)