Evangelio 2018

24 agosto, 2017 – Espiritualidad digital

¿Quién eres?

Lo normal es que, cuando te presentas a alguien, tú dices quién eres y tu interlocutor dice quién es. «–Hola, soy Pedro. –Encantado. Soy Juan».

Pero, con el Señor, todo sucede al revés. Al presentarse a Natanael, es Jesús quien desvela la identidad del hermano de Felipe: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Después, para rematar la jugada, será Bartolomé quien diga quién es Jesús: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.

Las cosas, como son: puedes pasar la vida aparentando, puedes crearte un perfil de Facebook a tu medida, puedes ponerte un nick megasonoro en los foros de Internet, puedes modelarte a base de horas de gimnasio y dedicar tres horas diarias a cuidar tu barba o tu peinado. Puedes engañar a todo el mundo, incluso a ti mismo, hasta el punto de que ya no sepas quién eres… Pero al Señor no lo engañas.

Si alguna vez quieres saber, de verdad, quién eres, no se lo preguntes a los hombres, ni tampoco quieras adivinarlo tú. Arrodíllate ante Dios y pregúntale: «Señor, ¿quién soy yo para ti?». Si en silencio escuchas la respuesta, sabrás quién eres.

(2408)