Evangelio 2018

13 agosto, 2017 – Espiritualidad digital

Si Tú me dices ven…

Me estaba acordando de aquella vieja canción: «Si tú me dices ven, lo dejo todo…» Nadie puede negarle el romanticismo, pero muy realista no es. Si Paquito está encima de una barca en plena galerna nocturna, y Antoñita, desde el muelle, le dice «ven», Paquito podrá dejarse el teléfono móvil en cubierta, pero el chaleco salvavidas no lo deja por muy enamorado que esté. Eso contando con que se tire al agua, lo cual está por ver.

Pero si, en lugar de Antoñita, es Jesús quien, desde encima de las olas, te dice «Ven» … Entonces, amigo, puedes olvidarte hasta de la ley de la gravedad. Si Dios te dice que vueles, tú salta con fuerza y alcanzarás las nubes. Cuando se trata de Dios, la obediencia hace milagros.

Por eso me cuesta entender a quienes rápidamente se excusan cuando Dios les pide algo difícil. «Estaba de vacaciones en un pueblucho, y la iglesia se encontraba a doce kilómetros. Dios comprenderá que no podía ir a misa»… O sea: si es difícil, Dios no me lo pide. ¿No debería ser al revés? Si Dios me lo pide, por difícil que sea, Él lo hará posible. Así han vivido los santos.

(TOA19)