Evangelio 2018

12 agosto, 2017 – Espiritualidad digital

Paciencia

¿Has pasado alguna vez un fin de semana de ejercicios espirituales, te has sentido allí como en el cielo, y al volver a casa te has dado de bruces con la primera riña familiar? ¿Has pensado, entonces: «¡Con lo bien que yo volvía de ejercicios, y lo poco que ha durado!»?

Así entenderás mejor al Señor. Desciende del Tabor, con la miel del cielo aún en los labios, y encuentra aquella algarabía. El niño epiléptico que grita, el padre que se encara con los apóstoles, los apóstoles respondiendo a voces, y una multitud alborotada tomando partido por uno o por los otros… Pero ni la vida eterna ni el Amor de Dios parecen importarle a nadie allí.

¿Hasta cuándo estaré con vosotros, hasta cuándo tendré que soportaros?

¡Con lo contento que volvía Jesús! En verdad, le hemos cansado mucho. También tú y yo, cuando no pensamos más que en las cosas de la tierra.

Con todo, Jesús no se ha marchado. Sigue padeciendo en la Cruz la ingratitud de los hombres, y esperando en los sagrarios el amor de sus ovejas. Si al menos tú y yo tuviéramos, con los demás, la misma paciencia que el Señor tiene con nosotros…

(TOI18S)