Evangelio 2018

15 julio, 2017 – Espiritualidad digital

No es un error del sistema

Es sábado. Y, precisamente hoy, cuando, junto a María, guardamos un silencio profundo y esperanzado, la liturgia nos ofrece estas palabras:

Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo.

Ayer, viernes, meditábamos la Pasión de Cristo. Hoy amanece un Gólgota vacío, un sepulcro ocupado, y un mundo que, aparentemente, ha matado a Dios y se ha quedado solo. Una Madre afligida y un universo en silencio…

¿Qué esperamos nosotros de la vida? ¿Acaso queremos ser más que Él? ¿Por qué tantos cristianos, cuando se encuentran con la Cruz, se desconciertan y se vienen abajo, como si el sufrimiento fuera un error del sistema o una prueba de que Dios no los escucha? ¿Por qué da la impresión, cuando un cristiano se ve a sí mismo en su calvario, de que esperaba otra cosa?

Mira a la Virgen. Contempla la esperanza en sus ojos. Y pídele que te enseñe a aceptar y a amar el dolor, el cansancio y el oprobio. Son tres grandes amigos. Y –sobre todo– si no logras amarlos, difícilmente será para ti domingo mañana.

(TOI14S)

Liber Gomorrhianus