Evangelio 2018

28 junio, 2017 – Espiritualidad digital

Nada es lo que parece

Hablaba ayer Jesús sobre el camino ancho, y hoy sobre el lobo con piel de cordero. Ambas imágenes son similares:

Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces.

 Tanto el camino ancho como el falso profeta parecen dar vida, pero dan muerte. Es la eterna historia del pecado, el ardid más viejo de la vieja serpiente: lo promete todo, y todo lo arrebata.

Si el camino ancho te promete holgura para un viaje que termina en el abismo, el falso profeta, lobo vestido con piel de oveja, es experto en el arte de volver fácil lo difícil. Su predicación reconforta, y parece traer paz al espíritu. No te hablará del pecado, ni abrirá ante ti las puertas del infierno para infundirte temor. Al revés: escuchándole, podrías pensar que la salvación del alma es «cosa hecha». ¿Qué harás cuando, ante la muerte, caiga el disfraz, si nadie te preparó?

En la vida espiritual, nada es lo que parece. Ese camino estrecho que amenaza matarte, sin embargo, te llevará a la vida. Y ese profeta austero, como el Bautista, que te sitúa ante el infierno, sin embargo, guiará tus pasos hacia el cielo.

(TOI12X)