Evangelio 2018

27 junio, 2017 – Espiritualidad digital

Sobre anchuras y estrecheces

Existen dos caminos, según la enseñanza de Jesús. Uno es ancho, y el otro estrecho. El primero lleva a la perdición, y el segundo a la vida: Ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos.

Nos equivocaríamos sin pensáramos que, en ese camino ancho, cada veinte metros existe un cartel con la inscripción: «HACIA LA RUINA». No dudo de que muchos, aunque ese cartel existiera, seguirían avanzando con la esperanza de poder darse la vuelta antes de alcanzar el abismo. Pero ese cartel no existe. Y muchos, que caminan por la senda ancha, creen dirigirse hacia la vida.

Que esta advertencia supla al cartel: Muchos caminan por la senda ancha mientras rezan, como si recorrieran el camino de Santiago. Oran, hacen lo que les da la gana, viven a todo tren, y además quieren que el propio Dios haga lo que ellos quieren y atienda sus súplicas.

Quienes caminan por la senda estrecha oran, renuncian a su voluntad, obedecen y entregan la vida, porque están enamorados. Éstos alcanzan el cielo.

(TOI12M)