Evangelio 2018

18 junio, 2017 – Espiritualidad digital

Demasiado bueno

¿Sabes, Jesús, por qué los hombres no creen en Ti? Eres demasiado bueno. Si aparecieras sobre una nube negra, lanzando rayos a los pecadores, todos creerían en Ti, temblarían ante tu Nombre. No habría guerras, ni asesinatos, ni mentiras ni injusticia… Ni tampoco libertad; ni amor. Pero creerían en Ti.

Sin embargo, tuviste la osadía de nacer pobre en un pesebre. Y aceptaste morir en una cruz como blasfemo. ¿Quién iba a creer que eras Dios?

En tu bondad, no se te ocurrió otra cosa que encerrarte en los sagrarios bajo la apariencia de un pedazo de pan. Y exponerte a sacrilegios, profanaciones e indiferencias sin quejarte. ¿Cómo quieres que crean en Ti? Eres demasiado bueno.

No nos has dejado otra opción: sólo podemos creer en Ti y amarte desesperadamente. Quien no esté dispuesto a amarte, no creerá jamás. ¿Cómo, sin entender de amor, va nadie a creer el disparate divino de la Eucaristía?

Ahora bien: cuando uno ha experimentado lo que supone comulgar enamorado; cuando uno ha conocido esa fuerza de atracción descomunal que mana de cada sagrario, uno ya no puede no creer. Y acaba creyendo sólo en Ti, y teniendo por mentira todo lo demás. ¡Te amo!

(CXTIA)