Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

13 Junio, 2017 – Espiritualidad digital

Mejor en la calle

No cometáis el error de pensar que por rezar estáis salvados. Lo he escrito miles de veces, y miles de veces más lo escribiré: no basta rezar. Es preciso dar la vida.

Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo… ¿De qué sirve la sal si se queda en el salero? ¿Para qué sirve la luz si está bajo el celemín?

La oración es necesaria para salvarse, pero tiene sus riesgos. ¡Se está tan bien rezando! ¡Son tan dulces los consuelos! Encuentro a seglares que pasarían la vida de sagrario en sagrario, de custodia en custodia, de reunión en reunión y de santuario en santuario. Mientras tanto, en el mundo, las almas se condenan sin que nadie les anuncie a Jesucristo.

Escribo para laicos: sed templados también con la oración. El tiempo justo, y ni un minuto más. Donde vais a santificaros no es ante un sagrario, sino en la calle, entre adúlteros y blasfemos, entre incrédulos y anticlericales. Vertiendo en ellos el amor que recibís de Dios, y sufriendo sus culpas junto a ellos, os salvaréis y los salvaréis.

Y todo ello sin dejar la oración. Porque, si la dejáis, el mundo os tragará.

(TOI10M)