Evangelio 2018

25 mayo, 2017 – Espiritualidad digital

Entendimiento

¡Al menos lo reconocen! No entendemos lo que dice, confiesan los apóstoles. No mucho antes, en Cafarnaúm, miles de personas se rebelaron contra el discurso del Pan de vida y abandonaron a Jesús, sin tampoco haber entendido lo que decía. Pero, por su cuenta, decidieron que aquellas palabras eran duras y no merecían ser escuchadas. Su soberbia los perdió.

Es normal que los apóstoles no entendieran. Aún no habían recibido el Espíritu, y, por tanto, no habían sido bendecidos con el don de entendimiento. Días más tarde, cuando el Paráclito descendiese sobre ellos, no sólo entenderían; también proclamarían. Y, desde ese momento, serían ellos los incomprendidos.

De los siete dones, el don de entendimiento es el que abre para nuestras almas las palabras de Jesús. Si lo pides, y después lo acoges, una sola frase de la Escritura podrá tenerte en oración días enteros, y tu alma se iluminará con las palabras del Señor. Sabrás entonces que esas palabras son más dulces al paladar del espíritu que la miel en la boca. Y las saborearás despacio, encontrando en esa dulzura el más grande de los siete dones: el de sabiduría, que tiene más que ver con saborear que con saber.

(TP06J)