Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

14 Mayo, 2017 – Espiritualidad digital

La primera de las primeras filas

Hace tiempo que renuncié a las «primeras filas» en celebraciones eclesiásticas. Cuando me percaté de que para dar la mano a un papa o situarte cerca de su altar tienes que privar a otros de ese privilegio, o competir con ellos, decidí entregar ese trofeo a quien lo deseara y esperar al mío; uno que no tuviera que disputarle a nadie.

En la casa de mi Padre hay muchas moradas.

También en tu corazón hay moradas. Llevas dentro a las personas que amas, pero no todas ocupan el mismo lugar. Algunos viven en el centro, en la zona más sensible de tu afecto. Otros moran en lugares más tranquilos; los amas y te aman, pero la distancia es mayor. Y otros van de paso; cruzan tu corazón y después se marchan. En cuanto a Jesús… Lo llena todo.

Es la única primera fila a la que no renuncio, y por ocuparla no debo empujar a nadie: quisiera morar en el centro mismo del corazón de Dios, donde moran la Virgen, san José, los apóstoles y los santos. Y como sólo el amor me puede impulsar hacia ese lugar de privilegio, quisiera amar a Dios hasta que me reventase el corazón.

(TPA05)