Liber Gomorrhianus

6 Mayo, 2017 – Espiritualidad digital

¿A quién vamos a acudir?

Creo que es en «El sueño eterno» donde Humphrey Bogart le pide a Lauren Bacall que dé una vuelta en torno a él. Cuando «la flaca» ha terminado la ronda, Bogart le pregunta: «¿Has tropezado con alguna cuerda que me ate?».

¿También vosotros queréis marcharos?, pregunta Jesús a sus apóstoles después de que Cafarnaúm entera lo abandonase. Cualquiera de ellos podría haber dicho que sí, y haber puesto rumbo de vuelta a su casa, y Jesús no hubiera movido un dedo para retenerlos, como no lo movió cuando el joven rico le dio la espalda.

No se sigue a Cristo por la fuerza. Quienes lo amamos no estamos atados con cadenas a Él, ni hay cuerdas que limiten nuestra libertad. Nos unen a Jesús los lazos libérrimos y dulces del amor, nada más. Podríamos vivir de otro modo, podríamos actuar como quienes no creen, y podríamos darle la espalda en cualquier momento… Pero no queremos.

Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna. Lo que nos sucede a quienes lo seguimos es que, tras haber gustado su Amor, todas las seducciones del mundo y de la carne nos parecen muerte y amarguras. Ya sólo deseamos Cristo.

(TP03S)