Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

27 Abril, 2017 – Espiritualidad digital

Las manos en las que vivo

Cuando creo que soy dueño de mi vida, sufro la peor de las pesadillas. Pienso, entonces, en todo lo que está en mis manos, en tantas cosas que dependen de mí… Y el peso casi me aplasta. Tiemblo al pensar en las consecuencias de mis errores, en los males que podrían suceder si me equivoco o bajo la guardia. Y la vida se me hace una tarea imposible, una tensión continua y sin descanso… Hasta que despierto.

El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. ¡Cuánto me engañé! Me creía Dios, y temblaba. Pero no soy Dios. En realidad, soy algo maravilloso: soy el regalo que Dios Padre ha hecho a su Hijo, y con infinito Amor ha depositado en sus manos. Vivo en las manos de Cristo. Son manos llagadas, y por eso sufro, pero esas mismas llagas me muestran unas manos amorosas y tiernas que jamás dejarán de amarme. En esas manos vivo. Y son ellas, las manos llagadas de Cristo, las que sostienen el mundo a la vez que me sostienen a mí. Si duermo en ellas, no sufriré nunca más la pesadilla de creer que el mundo está en mis manos.

(TP02J)