Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

9 Abril, 2017 – Espiritualidad digital

Discípulos de última hora

He reparado este año, al meditar la entrada de Jesús en Jerusalén, en personajes a quienes nunca presté atención. Y me han ayudado a orar.

Me refiero a quienes, al ver cómo el Señor entraba en la ciudad, preguntaban: ¿Quién es éste? Se trataba de personas que nunca habían oído hablar de Jesús, y se encontraban con Él por vez primera. La multitud les respondió: Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea.

Estos «conocidos de última hora» no vieron ningún milagro del Señor, ni escucharon discursos de su boca. Cinco días más tarde, lo verían coronado de espinas en el pretorio y clavado en una cruz, desnudo y azotado, sobre el Calvario. ¿Cuántos de ellos creerían en Él, a la sola vista de su Pasión y muerte? ¿Cuántos de estos «conocidos de última hora» se convirtieron en «discípulos de última hora»?

Pienso en dos, aunque arriesgo, porque ignoro si estaban entre ellos: Simón Cireneo y el buen ladrón. Quizá la primera noticia que tuvieron ambos de Jesús no fue un milagro, sino la Cruz. Y los dos creyeron con una fe que ya quisieran muchos para sí.

¿Creerías tú, si no tuvieras de Jesús más noticia que la Cruz?

(DRAMOSA)