Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Abril, 2017 – Espiritualidad digital

Todo al revés

Quisieron los judíos apedrear a Jesús, y le explicaron el motivo por el que le acusaban de blasfemia: Porque tú, siendo un hombre, te haces Dios.

Lástima. Lo entendieron al revés. O, quizá, sus cabezas estaban del revés, y así lo entendían todo en orden inverso. De haber sido las cosas como ellos decían, motivos había para acusar de blasfemia a Jesús: un hombre que se hace a sí mismo dios es un arrogante y un blasfemo.

Sin embargo, la realidad era la contraria: «Siendo Dios, te has hecho hombre». Y, en ese caso, apedrear a un Dios encarnado constituye la gran blasfemia y el peor de los ultrajes de la arrogancia humana. Ante un Dios encarnado, el hombre debe postrarse.

Reparemos. Digámosle nosotros la verdad: «Siendo Dios, te has hecho hombre por amor al hombre. Y vas a morir a manos de los hijos de Adán para rescatar el género humano. Siendo Dios, te has hecho hombre, para que nosotros, pobres hombres, seamos hechos dioses». ¿No está escrito en vuestra ley: «Yo os digo: sois dioses»?

 Y, para endiosarnos a nosotros, te encarnas Tú y mueres de Amor. ¡Oh, Jesús! ¡Quién me diera el poder seguirte, y morir contigo!

(TC05V)