Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

28 Marzo, 2017 – Espiritualidad digital

La señal del agente prevalece

Cuando aprendí a conducir, me enseñaron que «la señal del agente prevalece». Es decir, si llegas a un semáforo en rojo, y, junto al semáforo, un agente de la policía municipal te hace señas para que circules, tú te olvidas del color del semáforo y sigues la marcha.

Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla, le dicen los judíos al hombre que había quedado sano. Pero aquel hombre, que debió aprender a conducir camillas en una autoescuela, les responde: El que me ha curado es quien me ha dicho: «Toma tu camilla y echa a andar». Si el mismo Dios que prescribió el descanso sabático te dice que tomes la camilla y circules, la señal del Agente prevalece.

¿Y por qué iba Dios a quebrantar su propia ley? Jamás lo haría; no es propio de Dios contradecirse. Más bien, la cumplió y le dio plenitud. En un solo sábado, descansó en la muerte, postrado en un sepulcro, para que los muertos tuvieran vida y los tullidos caminasen. Aquellos judíos no habían comprendido que el precepto sabático era el anuncio de un Sábado Santo en el que el propio Dios, al cumplir misteriosamente su ley, renovaría la creación.

(TC04M)