Evangelio 2018

27 febrero, 2017 – Espiritualidad digital

La religión de los tristes

Crees en Dios, rezas, vas a misa y confiesas regularmente, pero no eres feliz. Estás en la iglesia y quisieras estar en otro sitio; mientras rezas, en tu corazón deseas acabar pronto para hacer otras cosas. Pero, cuando has terminado y haces otras cosas, tampoco eres feliz. Tienes de todo, y nada te satisface. Ni disfrutas de Dios, ni disfrutas del mundo.

Me recuerdas a ese joven que acudió a Jesús en busca de vida eterna. Nos cuenta san Marcos que el Señor se lo quedó mirando con cariño. Esos ojos de Dios encarnado clavados en él eran toda una oferta. ¿Acaso no estaban ofreciéndole el Amor de su corazón sacratísimo? Y ese Amor es el único que puede colmar las ansias del ser humano.

Anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres… Luego sígueme. Él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico.

Tuvo que elegir, y, por quedarse con lo suyo, eligió la religión sin Amor; la religión de los tristes, de los cumplidores.

Mírate bien por dentro, y busca. Tú le has dicho que no a Jesús en algo. Cuando le entregues «eso», conocerás su Amor, y ese Amor te hará feliz.

(TOI08L)