Liber Gomorrhianus

20 Febrero, 2017 – Espiritualidad digital

Me fío de Ti

Cuando un leproso se postró ante Jesús y le dijo: Si quieres, puedes sanarme (Mc 1, 40), el Señor se conmovió y limpió al enfermo.

Hoy, el padre de un endemoniado se postra igualmente ante Jesús, y le suplica: Si algo puedes, ten lástima de nosotros. Jesús, en lugar de conmoverse, le reprende: ¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe.

Ya os habréis dado cuenta de que se trata de oraciones muy distintas. No es lo mismo decirle a Dios si quieres… que decirle si puedes

Porque quien dice si puedes está retando al Señor. A una mujer enferma de gravedad le pedí que rezase y recibiese la unción; me respondió que no creía en eso. Cuando la desahuciaron me llamó para que rezase yo por ella: «Los médicos no han podido. A ver si puede tu Dios»… Murió sin recibir los sacramentos, enfadada con el Dios que no pudo curarla.

Sin embargo, quien dice si quieres está poniéndose en manos del Señor. Es como decir: «Señor, creo que me amas y puedes curarme. Pero, si no quieres, algo mejor tendrás para mí. Me fío de Ti»… Éstos son los amigos de Dios, los que ya están salvados.

(TOI07L)