Liber Gomorrhianus

16 Febrero, 2017 – Espiritualidad digital

Pensar «a lo humano» o pensar como Dios

He recordado, al leer el evangelio, aquellas palabras de san Pablo: Nosotros tenemos la mente de Cristo (1Co 2, 16). Cuando Jesús le reprocha a Pedro: Tú piensas como los hombres, no como Dios, está diciéndonos a todos que jamás entenderemos la Buena Noticia si seguimos pensando «a lo humano». Dios, una vez más, rompe nuestros esquemas.

¿Qué es pensar «a lo humano»? Si Tú eres el Mesías, los hombres deben hincarse de rodillas ante Ti y adorarte. No tiene sentido, si Tú eres el Mesías, que tengas que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas. Por el mismo motivo, si yo soy discípulo tuyo, todo debería irme bien en esta vida. Si soy amigo de quien manda –y el Mesías debería mandar–, las puertas del éxito se abrirán a mi paso.

¿Qué es pensar como Dios, o, en palabras de san Pablo, con la mente de Cristo? Si Dios se ha enamorado del hombre, y envía a su Hijo para redimir a un hombre pecador y pedirle su amor, Dios se arriesga a ser rechazado y ultrajado. Y, si yo le sigo a Él y lo amo, me arriesgo a compartir su oprobio.

Así piensa Dios.

(TOI06J)