“Evangelio

12 Febrero, 2017 – Espiritualidad digital

Un miembro «amputable»

De un padre de la Iglesia llamado Orígenes, que vivió en el siglo III, dicen las malas lenguas que nunca fue canonizado porque, queriendo cumplir las palabras del evangelio de hoy (Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno), se mutiló a sí mismo amputándose el miembro que le hacía caer. Supongo que son infundios. Pero…

Desde luego que a nadie pide Dios que mutile su cuerpo. Pero sí nos invita a considerar que cualquier renuncia está justificada para evitar el pecado.

Te hablaré de otro miembro más «amputable»: el teléfono móvil. Para muchos, es ya un miembro de su cuerpo. Sin él, no se sienten enteros. Te hablaría de cómo, para muchos adolescentes, ese artefacto es una ventana abierta a la pornografía y a todo tipo de tentaciones que los apartan de Dios.

No pediré que queméis los teléfonos en una pira; yo también tengo el mío. Pero, para evitar que reemplacen a Dios –el Único necesario– os invitaré a prescindir de ellos de cuando en cuando durante varias horas. Es un buen ayuno. Nos libera de esclavitudes inútiles, y nos ata al Señor.

(TOA06)