Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

9 Febrero, 2017 – Espiritualidad digital

Quien sufre bien sale ganando

A menudo nos rebelamos contra Dios ante el dolor. Pero lo cierto es que, a muchas personas, el dolor los vuelve humildes y los guía hacia la salvación. Cuando sufráis, preguntaos: «¿Qué sería de mí si no sufriera?». Pero no respondáis en el momento.

Fijaos en esta mujer: – No está bien echarles a los perros el pan de los hijos. – Tienes razón, Señor; pero también los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños. ¿Creéis que, de no haber estado sufriendo, habría tenido la humildad suficiente para reconocer su indignidad? Pensad, también, en el buen ladrón…

Es cierto que, a otras personas, el dolor los endurece, los cierra sobre sí mismos, y los vuelve terriblemente egoístas. Pero ¿habrían sido más generosos de no haber padecido? ¿O más bien tendremos que decir que desperdiciaron la oportunidad que suponía para ellos el sufrimiento? Con algunos de ellos me pregunto cuánto tendrán que sufrir para que reconozcan que son pobres y necesitados.

Yo sólo sé que Dios nos quiere mucho. Y que no permitiría que sufriésemos si no supiera que ese dolor nos hace bien. Pero, para que así suceda, hemos de ser mansos. Y no siempre lo somos.

(TOI05J)