Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

8 Febrero, 2017 – Espiritualidad digital

Agua que no has de beber…

Cualquier palabra, cualquier acción, cualquier pensamiento del ser humano tiene su origen en lo profundo del corazón. Uno puede decir «buenos días» movido por el cariño, y ese saludo, entonces, alegra a quien lo escucha. Pero las mismas dos palabras, «buenos días», pronunciadas con despecho mientras uno se da la vuelta, cortan como un cuchillo. Han brotado de fuentes distintas.

Y es que, en el interior de todo hombre, hay dos caños: uno de agua limpia y otro de agua sucia. Pregúntate muchas veces: «¿Por qué he hecho esto? ¿Por qué he dicho esto?». Así separarás lo que ha brotado de lo mejor de ti de lo que brotó de lo más bajo.

De dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, codicias… ¿Crees que tú vas a ser distinto? Todo eso habita en tu interior a causa del pecado. Y no pecas por sentir la inclinación. Pero debes estar atento para que esa inclinación no mueva tu lengua, ni tu pensamiento, ni tu voluntad.

También en tu interior habita el Espíritu, si vives en gracia. Déjate mover por Él, y desprecia esos otros deseos como quien oye correr el agua sin detenerse a beberla.

(TOI05X)