“Evangelio

27 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

No hay fruto si no hay Cruz

Del mismo modo que es Pastor y Cordero, Apacentador y Pasto, también Jesús es Sembrador y Semilla.

El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo

Así sembró el Hijo de Dios: durmió de noche, porque de noche se hizo un Viernes desde la hora sexta hasta la hora nona. A esa hora, se durmió Jesús sobre el lecho de la Cruz. Y, como la semilla, fue enterrado. De mañana, un Domingo, se levantó, y el árbol de la Iglesia comenzó a crecer y dar fruto, hasta hoy.

Aún no ha llegado el tiempo de la siega. Y el Sembrador quiere seguir sembrando. Por la gracia –no lo olvides– eres otro Cristo. ¿Acaso esperas cosechar sin morir primero?

Mira: con verbo elocuente, buena apariencia y medios ultramodernos de imagen y sonido podrás mover masas de gente… que se marcharán cuando pase el efecto de una siembra superficial. Habrás gastado mucho dinero para nada.

Oración y penitencia. Cruz. Duerme de noche y se levanta de mañana. Si quieres frutos para Dios, no trates de enmendarle la plana a su Hijo.

(TOI03V)

Evangelio 2017