Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

26 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

Gente de paz y gente de «pachorra»

Estás desanimado, y no deberías estarlo. Llevas años anunciando a quienes te rodean la salvación que Cristo vino a traer al mundo, y nadie te hace caso. Asienten con la cabeza, pero, a la hora de la verdad, no están dispuestos a dar la vida como el Señor les pide. Has derramado vida eterna a tu paso, y piensas que de nada ha servido.

Te equivocas. Nada se pierde. La semilla que no da fruto cerca puede estar dando fruto lejos, muy lejos, donde menos sospechas.

Si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Se ve que no eran gente de paz, sino de «pachorra». Son cosas distintas. La gente de paz es gente de guerra, gente dispuesta a luchar para alcanzar una paz que llega tras la victoria, y que ya se experimenta en la misma lucha. Pero ellos no están dispuestos a luchar.

Recupera tu paz. Tu dolor es bueno; tu falta de esperanza, no. ¿Acaso creías que iban a hacerte más caso a ti que el que le hicieron al propio Señor?

Levántate. Tienes que continuar. Es preciso derramar vida eterna sin pedir nada a cambio. ¡Poneos en camino!

(2601)

Evangelio 2017