Evangelio 2018

24 enero, 2017 – Espiritualidad digital

El piadoso pluriempleo

Conozco personas que pasan la vida ocupados en obras buenas. En nuestras parroquias hay feligreses que se apuntan a todo: quieren dar catequesis, ayudar a los pobres, formar parte de todos los grupos de oración, asistir a todas las misas y tocar todas las campanas. El problema es que no estoy seguro de que esas personas vayan a entrar antes en el cielo merced a semejante «piadoso pluriempleo».

También tenemos a maridos indignados, mujeres enfadadas, e hijos disconformes con que papá o mamá pasen el día en los locales parroquiales y apenas les atiendan a ellos.

Y contamos, también, con muchas, muchísimas personas, que llenan bares, supermercados, gimnasios y oficinas, y que nunca han oído hablar de Cristo. Pero, como los del piadoso pluriempleo pasan el día entre el incienso y el agua bendita, nunca se acercan a ellos. ¡No quieren mancharse!

En ningún lugar está escrito que vayamos a salvarnos por emplear la vida en cosas buenas. «Cosas buenas», así dicho, hay muchas. Todas, salvo el pecado. Pero nos salvaremos por haber hecho exactamente las que Dios quiere que hagamos cada uno.

El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

(TOI03M)

Evangelio 2017