Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

23 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

Aclárate. Deprisa

La ventaja que tienen los demonios sobre muchos hombres consiste en que esos espíritus malignos saben perfectamente lo que quieren: arrastrar en su caída a los hijos de Adán. En ese objetivo están de acuerdo todos los secuaces de Lucifer. Y con ello dan la razón al Hijo de Dios: Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido.

El hombre, en cambio, muchas veces anda dividido contra sí mismo, y no sabe lo que quiere. Por un lado, desearía alcanzar los bienes eternos y gozar de las delicias celestes. Pero, como no termina de amar a Dios con todo el corazón, también desea los bienes terrenos y no está dispuesto a renunciar a ellos. Por eso dice: «Debería confesar mis pecados. Pero, si lo hago, tendré que procurar dejar de pecar, y no quiero renunciar a ese placer». «Debería rezar más. Pero, para ello, tendría que levantarme más temprano, y estoy bien en la cama. O tendría que dejar de ver la serie de televisión que tanto me gusta, y no me apetece».

Con quienes no saben lo que quieren y andan divididos, el demonio tiene ganada la partida. Aclárate, por favor.

(TOI03L)

Evangelio 2017