Liber Gomorrhianus

19 enero, 2017 – Espiritualidad digital

Como un pedazo de Pan

No tuvo que ser fácil, para el Señor, estar acosado durante tres años por multitudes sedientas de milagros. Lee despacio, y dime si no sientes cierto agobio:

Acudía mucha gente… Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío… Todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo

Cuántas veces, entre aquellas aglomeraciones, sentirían los apóstoles deseos de salir huyendo a toda velocidad. Pero Jesús, que estaría mucho más cansado que ellos, sin embargo, se dejó comer. Ya era, entonces, Eucaristía.

Me cuenta un padre de familia numerosa que logró, en cierta ocasión, quedarse solo en casa mientras su mujer e hijos salían a comprar. Abrió un libro, consiguió leer unas páginas en la paz más absoluta, y, al rato, escuchó las pisadas de los suyos en la escalera. Por un momento –dice– sintió un enorme fastidio, pero rápidamente, se arrepintió, al pensar que ellos eran su razón para vivir, e hizo propósito de sonreír cuando abrieran la puerta. A mí aquel hombre me pareció un alma de Dios.

Aprende. No te defiendas de los demás. Déjate comer. Haz como Jesús, y como este padre de familia. Sé Eucaristía.

(TOI02J)

Evangelio 2017