“Evangelio

16 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

Odres nuevos

Una comida apetitosa, una bebida embriagadora, un vaso de agua fresca en verano, una habitación cálida en invierno… Hay gozos que se reciben y se disfrutan en el cuerpo.

Una conversación agradable, un paseo al atardecer, una caricia de un ser querido, una película entretenida o un juego ameno con tus familiares o amigos… Son gozos que se reciben y se disfrutan en el corazón.

Todos ellos tienen algo en común: pasan. «Tan pronto se va el placer, como después de acabado, da dolor», decía Jorge Manrique. Nadie lo ha expresado mejor.

Cuando Dios decidió hacer feliz al hombre, le entregó un gozo que no pasa. Pero ese gozo, la bienaventuranza, no puede ser soportado por nuestros pobres cuerpos ni por nuestros corazones enfermos. Nadie echa vino nuevo en odres viejos. Si alguien espera que ser santo sea como estar comiendo día y noche, que desista. ¡Qué horror!

A vino nuevo, odres nuevos. ¿Sabes que tienes alma? Hay en tu interior un santuario donde Dios quiere habitar para hacerte muy feliz. Anda, recógete. Reza. Nunca has conocido tu alma, porque nunca has sido capaz de permanecer en silencio. Si no callas y rezas, te perderás lo mejor de la vida.

(TOI02L)

Evangelio 2017