Liber Gomorrhianus

9 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

¡Es urgente!

Apenas da tiempo a reaccionar, pero es urgente, y te levantas tal y como estás, como si te sacaran de la cama a las tres de la mañana a causa de un incendio. Tras dos semanas de quietud ante el pesebre donde el Niño Dios yacía, ese mismo Dios, ya no tan niño, recluta almas en una apresurada leva de emergencia.

Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios; convertíos… Venid conmigo y os haré pescadores de hombres

Simón y Andrés no esperan: Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Tampoco Santiago y Juan: Dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Lo único que rompe la escena eres tú pensándotelo todo mil veces: «que si no me convertiré en un fanático, que si no me gustaría ser como ésos que se comen a los santos, que si no hay motivo para rezar tanto cuando basta con ir a misa los domingos y confesar de tarde en tarde, que si no debería meterme en la vida de los demás»…

¿Pero no te das cuenta de que se nos condenan las almas? ¿A qué esperas para decidirte a ser santo?

(TOI01L)

Evangelio 2017