Evangelio 2018

5 enero, 2017 – Espiritualidad digital

Conócete a ti mismo

Vivimos tiempos favorables para psiquiatras, psicólogos, y escritores de libros de autoayuda. Los hombres han abandonado a Dios, y muchos andan como locos buscándose a sí mismos, porque sueñan ser el sustituto más idóneo del Dios a quien abandonaron.

Un médico o un buen escritor podrán situar al hombre ante el espejo, pero ni basta el espejo para que una persona se conozca, ni está garantizado que el encuentro con uno mismo, sin Dios, genere la felicidad.

Los médicos ayudan cuando el cuerpo o la mente están enfermos, y los escritores pueden ayudar o estorbar (depende). Pero, cuando es el alma la que adolece, sólo Dios puede sanar. Es su terreno.

Con todo, quien se busca a sí mismo va por buen camino si desea ser feliz. Pero debe saber dónde encontrarse. Y no es en la consulta de un médico, sino en los ojos de Dios encarnado.

¿De qué me conoces?, pregunta Natanael a Jesús. Yo también pregunté a Jesús: «¿Me conoces? Dime quién soy». Jesús me respondió: «Tú eres aquél a quien amo y por quien estoy dispuesto a dar la vida». Todo lo demás de mí –¡incluso mi pecado!– se echó atrás. Resulta que ahora me gusto.

(0501)

Evangelio 2017