“Evangelio

2 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

El misterio y sus ventanas

Han pasado dos mil años desde que Cristo vino a este mundo, y sigue siendo uno que no conocéis.

A lo largo de estos veinte siglos, ha habido santos, doctores y teólogos que han tratado de explicarnos su misterio, pero sus palabras no han sido sino linternas que tratan de alumbrar la cavidad de un pozo sin fondo: han desvelado partes de la entraña, aunque la entraña misma sigue oculta en una luminosa oscuridad, invitando al alma enamorada a adentrarse de nuevo en lo profundo de claridades llenas de tinieblas.

Cuanto más escribo, más lo complico. Y, sin embargo, todo es tan sencillo como una mirada a los ojos del Niño Jesús. Esos ojos, ventanas de su humanidad santísima, son la entrada del pozo. Uno puede mirar a través de ellos, inclinarse hacia delante en busca de horizontes, y, desear caer de cuerpo entero dentro del misterio, ser absorbido por él. Pero, cuando eso sucede, ya no puedes contarlo a nadie, porque has pasado de la muerte a la vida y sólo puedes esperar a que otros lleguen, a que lleguen todos.

Uno que no conocéis… Pero sólo Él es verdad, y lo demás mentira, si no está en Él.

(0201)

Evangelio 2017