“Evangelio

1 Enero, 2017 – Espiritualidad digital

Descansa. No corras más. Has llegado

Los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Corren los pastores. María y José reposan en Jesús. Reposa Jesús en el pesebre. Y cuando, finalmente, los pastores llegan, reposan ellos en Jesús, María y José. Ya no corren. Han alcanzado a Aquél a quien buscaban, y ahora, mientras recuperan el aliento entre jadeos, sueñan con no moverse nunca más de allí. No será posible; tras un tiempo de adoración profunda, deberán salir a proclamar cuanto han visto y oído. Pero sus corazones quedan, de por vida, recostados con Jesús en el pesebre. Hay ya un fondo de paz en sus almas que los acompañará siempre.

Has corrido mucho en tu vida. Detente, calla y mira. Aquí, en ese pesebre, está lo que buscabas, aunque no te lo parezca. Parece un niño más, nada hay en Él que asombre a los sentidos, salvo su pobreza. Pero, si contemplas sus ojos, en ellos verás el Cielo. Ningún niño tiene esos ojos; ninguno, sólo Él.

María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Aprende de ella, y de los pastores. Guarda en el alma cuanto ahora ves.

(0101)

Evangelio 2017