“Evangelio

28 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Personas que sueñan con Dios

José es de esos hombres que sueñan con Dios. No hay muchos así.

La gente suele soñar con sus preocupaciones o con sus fantasías. Pasan el día dando vueltas a sus problemas, o renegando de sus vidas para desear otras. Y, cuando se duermen –si es que llegan a dormirse– todo lo almacenado en el corazón durante la jornada sale de la jaula, aprovechando que el carcelero reposa, y campa a sus anchas por los sueños como quien recorre su jardín privado.

Hay personas, sin embargo, que pasan el día con el pensamiento fijo en Dios. No es que no tengan problemas. Es que se los cuentan a Dios, y descansan. En cuanto a frustraciones… Pocas, o ninguna. Saben que la vida que les toca vivir es un regalo de su Padre. Por tanto, necesariamente ha de ser la mejor.

El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto». José se levantó… Las personas como José, que viven en manos de Dios, están en paz y son felices porque, como cabe esperar de ellos, obedecen en todo a Aquél de quien se han fiado.

(2812)

Evangelio 2017