Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

26 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

La Palabra sin palabrería

Cada vez que abrimos la boca, dejamos escapar mil palabras, y apenas decimos nada. Personalmente, cada vez que predico, o cada vez que me siento, como ahora, a escribir, termino la tarea con una cierta sensación de frustración: lo que quería decir no lo he dicho. He tratado de explicarlo, y quizá he logrado levantar un poco el velo y confundir otro poco, pero lo importante sigue velado. Ni doscientas, ni mil palabras harían más que enmarañarlo.

Por eso contemplo absorto el Belén. Dios, en una palabra, en su Palabra, la única que ha pronunciado y pronunciará, nos lo ha explicado todo. Que logremos entenderlo o no, depende de nosotros; es cuestión de que nos hagamos sencillos como Él, porque sólo los sencillos pueden entender a este Dios que nunca se complica.

No os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis; el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. No es preciso abrir la boca para que esto suceda. Cuando un cristiano se entrega enteramente a Dios, su vida queda oculta en la única Palabra, y toda ella dice «Cristo».

Calla. Calla y mira al Niño, hasta que tu silencio quede secuestrado por su elocuencia.

(2612)

Evangelio 2017