Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

25 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Un teólogo en Belén

En un día tan luminoso como es el de Navidad, uno llega a la iglesia a eso de las doce de la mañana, casi recién levantado y con el villancico aun canturreando en la memoria, y esperaría encontrarse con los pastores, los ángeles, la Virgen, san José y el Niño. Pero, cuando se proclama el evangelio, en lugar de ese relato tan del gusto de los pequeños, se encuentra con la disertación de un teólogo llamado Juan:

En el principio ya existía la Palabra

La Iglesia, que ha saboreado la escena del Nacimiento de Jesús en la misa del Gallo, reserva, para los feligreses de misa de doce, el prólogo del cuarto evangelio.

La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros.

Cielo y tierra caben enteros en esta breve frase, que sólo puede entenderse cuando se escucha con los ojos fijos en el Niño. Como un hilo de gracia lanzado desde el cielo, en ella se unen lo más sublime, el Verbo divino, con lo más frágil, nuestra pobre carne que sangra con un pinchazo. Todo el Belén está contenido en esas palabras de san Juan. Cielo y tierra se han unido hoy. Ya nunca estaremos solos. ¡Feliz Navidad!

(2512)

Evangelio 2017