Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

21 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Navidades compradas y visitas a destiempo

El gran peligro de estas navidades –ya casi paganas– que tienen como escenario los centros comerciales y las mesas repletas de comida es que se trata de unas fiestas compradas. Y a gran precio. Como es lógico, lo que uno compra le pertenece. Y, así, nos hemos convertido en los dueños de una navidad que no es la de Dios, porque es la nuestra. Uno se sitúa ante la mesa, y ante un árbol lleno de paquetes, y piensa: «lo mío me ha costado». Lo peor es que tiene razón.

¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Isabel no gastó un céntimo; probablemente, no lo tenía. Pero Dios y su madre llegaron por sorpresa a su casa de visita, y ella se sintió indigna y muy favorecida. Pregunta ¿Quién soy yo? porque se siente alcanzada por la gracia. Otros responden: «Yo soy el que he comprado todo esto, el dueño».

La verdadera Navidad es la de quienes son visitados por Dios, la de aquellos que abren sus puertas al paso de la gracia y reciben con asombro a María y al Redentor. En una palabra: la de quienes rezan y viven en gracia de Dios.

(2112)

Evangelio 2017