Evangelio 2018

18 diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Los dos primeros rayos de luz

Los ojos del cristiano están ya abiertos, pendientes del Belén, como miran al horizonte cuando la luz está a punto de abrirse paso.

Dos primeros rayos de luz. En este último domingo de Adviento, la liturgia nos presenta al Dios que viene:

Le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados. Tú puedes salvarte de un aprieto económico. Puedes salvarte de una crisis emocional. Con ayuda de un buen médico, puedes salvarte de una conjuntivitis. Pero no puedes salvarte del pecado, que se ha apoderado de ti y te lleva a la muerte eterna. Ésa es tu peor desgracia. ¡Alégrate! Llega el que puede obtenerte el perdón, y el puede, en tu desgracia, obtenerte la gracia para vencer la tentación. No dejes de mirar, y pronto estará contigo.

Le pondrá por nombre Enmanuel, que significa Dios-con-nosotros. El Dios que te creó te ama, y viene a estar contigo, a compartir tu vida, tu alegría y tu pena. Ya no estarás solo. ¡Alégrate! Dios estará tan cerca, que apenas lo verás, porque morará dentro de ti si has preparado el alma dignamente.

Mantén los ojos en el pesebre. Está a punto de amanecer. ¿Has confesado ya?

(TAA04)

Evangelio 2017