“Evangelio

17 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Él como tú, y tú como Él

En ocasiones, cuando, para animar a una persona, le muestro el ejemplo del Señor, escucho una protesta desairada: «¡Es que Él era Dios! Pero yo soy un pobre hombre; no puede pedirme que actúe como Él». Se sienten como si hubiera dejado a sus pies un balón de fútbol, y les hubiese dicho: «¡Juega como Messi!» Pero se equivocan.

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob… Y veinte líneas más de llenas de hombres; hombres y mujeres pecadores, como tú y como yo. Es cierto; Jesús era Dios. Pero quiso hacerse hombre, y volverse uno como nosotros, para darnos su gracia y que, con ella, nosotros pudiéramos hacernos como Él.

No lo olvides, porque apenas queda una semana para que lo celebres. Cuando mires al pesebre del belén de tu hogar (ya debería estar allí), recuerda que Él se hizo como tú para que tú puedas hacerte como Él. Él tomó tu carne, para tomes tú su Espíritu. Y así, cuando el sacerdote te pida que actúes, pienses y vivas como el Señor, piensa que no te pide nada imposible; tan sólo te invita a recibir esa gracia.

(1712)

Evangelio 2017