“Evangelio

15 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Nosotros y el plan de Dios

Hay frases del evangelio que me hacen temblar: Los fariseos y maestros de la ley, que no habían aceptado el bautismo de Juan, frustraron el designio de Dios para con ellos.

¿Cómo no temblar ante la posibilidad de que un hombre, por su dureza de corazón, eche por tierra el plan de Dios? Significa eso que tenemos un poder terrible: el de evitar que los planes de Dios sobre nosotros se cumplan. Muy fuerte se la ha jugado el Señor con nosotros al dotarnos de libertad.

Lo peor de todo es que sucede: Dios puede llamar a una persona, por ejemplo, al celibato o a la virginidad. Y esa persona, al escuchar la llamada, puede decir «no» por tibieza, por cobardía, por egoísmo o por cualquier otro motivo. Después contrae matrimonio, y descubre que su familia no le hace feliz. La culpa no es del cónyuge; es que su corazón no estaba creado para eso, porque el plan de Dios sobre esa persona era distinto. Pero ese plan no se cumplió. Desde luego, puede salvarse, y será feliz en el cielo eternamente. Pero la felicidad terrena que disfruta quien vive según su vocación la habrá perdido, y no podrá recuperarla.

(TA03J)

Evangelio 2017