Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

10 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Dios como cosa

La expresión con la que Jesús se refiere al martirio de Juan es toda una enseñanza: Han hecho con él lo que han querido. Semejantes palabras parecen más a propósito para definir el uso de un objeto que el trato con una persona. Con un juguete haces lo que quieres; con un automóvil haces lo que quieres; con un libro haces lo que quieres. Pero con una persona no «haces», porque no es un objeto ni un instrumento. A una persona la tratas, la respetas, le hablas y la amas. Obviamente, Jesús trataba de decir que a Juan lo trataron como a un objeto molesto que era preciso destruir. También el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos. Con Él harían lo mismo.

Dios sigue siendo, para muchos, una «cosa», una especie de instrumento omnipotente con el que conseguir lo que desean. Y, así, le piden favores, le formulan sus deseos, y le rezan buscando obtener algo… Pero no lo aman. De ahí que no puedan ser salvados. No esperan al Señor; esperan lo que quieren que Dios les dé.

El auténtico cristiano, aunque espera mucho de Dios, sobre todo, espera a Dios. Porque lo ama apasionadamente.

(TA02S)

Evangelio 2017