Liber Gomorrhianus

7 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Te cansas Tú, y descanso yo

mi yugo es suaveVienes a nosotros, Jesús, y vamos nosotros a Ti. Te acercas Tú, y salimos nosotros a tu encuentro.

Ven a nosotros, Jesús, no tardes. Sé que, para Ti, el venir a esta tierra supone cansancio y muerte. A eso vienes, a consumirte, a trabajar en nuestra redención y a morir exhausto de Amor y de dolor. Quizá debería decirte: «No vengas, Señor. No vengas, que, si vienes, te crucificaremos y te haremos llorar hasta morir de mala muerte» … Pero te necesito tanto, oh Jesús, que no soy capaz de pedirte que te quedes en el cielo mientras aquí yo muero en mi pecado sin esperanza de ver tu rostro. Ven, Jesús. Aunque suponga para ti tanto cansancio, ven, Jesús.

Venid a mí todos los que estáis cansado y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros (…) y encontraréis descanso. Si, para Ti, venir supone cansancio y muerte, el ir yo a Ti me supone descanso y vida. Tú eres mi descanso; Tú eres mi vida. Y tu yugo es llevadero para mí porque es tu brazo amoroso y llagado rodeando mi cuello en un abrazo. El yugo que a Ti te cansa me descansa a mí.

(TA02X)

Evangelio 2017