Liber Gomorrhianus

4 Diciembre, 2016 – Espiritualidad digital

Cualquier domingo en cualquier parroquia…

predicaciónMe pregunto qué sucedería si, cualquier domingo en cualquier parroquia, durante la misa de doce, llegado el momento de la homilía, el sacerdote alzase la voz y dijera, mirando fijamente a la asamblea: ¡Camada de víboras!

Ya que me lo he preguntado, lo voy a responder: No creo que nadie pidiese la palabra, aunque todo puede suceder cualquier domingo en cualquier parroquia. Pero los más atrevidos de entre los feligreses se levantarían y abandonarían el templo. Algunos de ellos tardarían horas en escribir una carta de protesta al obispo. Entre los que se quedasen en sus asientos, la mayoría despotricaría por dentro –y, al finalizar la misa, por fuera–  de un sacerdote que les habla así.

No creo que suceda. Hoy, los sacerdotes no hablamos así. Estamos tan acomplejados y temerosos que no nos atrevemos. Pero así hablaba Juan Bautista. Y también el cura de Ars, quien, en ocasiones, comenzaba el sermón golpeando el púlpito y gritando: «¡Muchachos, que os condenáis!»

¿Sabes lo que sucedía cuando el cura de Ars hablaba así? Lo mismo que le sucedió a Juan: los feligreses confesaban sus pecados. Claro que, hoy día, los feligreses tampoco responden así. ¿Será porque los curas no hablamos así?

(TAA02)

Evangelio 2017