Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

26 Noviembre, 2016 – Espiritualidad digital

Orando en todo tiempo

presencia de DiosEstad, pues, despiertos en todo tiempo… Son palabras del leccionario español oficial. Pero la versión latina dice: Vigilate omni tempore orantes. Me gusta más. Porque no se trata, simplemente, de estar despiertos. Hay quienes permanecen en vela durante toda la noche pegados al monitor de un ordenador. Se trata de permanecer en oración, con los ojos vueltos hacia el cielo, para que, cuando Jesús vuelva, nos encuentre mirándole a Él.

Desde luego, debemos prestar atención a los quehaceres de esta vida. Y mucha, porque, por amor a Dios, debemos procurar hacerlos bien. Pero no permitiremos que esos quehaceres se apoderen de nosotros y nos absorban hasta tal punto que nos hagan perder la presencia de Dios.

El seglar cristiano dedica todos los días un tiempo a la soledad con Dios. Después se mueve, conduce, compra, trabaja, y todo ello lo hace en oración. Mientras los ojos del cuerpo se fijan en la carretera, en los estantes del supermercado, o en el ordenador, los ojos del alma están permanentemente vueltos a Dios, en actitud de ofrenda y de acción de gracias.

Así, cuando el Señor vuelva, lo encontrará despierto y esperándolo. ¡Qué buena preparación para el Adviento que esta tarde comienza!

(TOP34S)

La Santa Misa y el Divino Protocolo