“Evangelio

15 Noviembre, 2016 – Espiritualidad digital

Las ventajas de no ser Pau Gasol

bajitoMe voy a alegrar de que Zaqueo no fuera Pau Gasol. Y no es por hacer de menos a una gloria nacional. Es que, si mides dos metros, te quedas quieto en medio de la multitud, y desde la torre de vigía que llevas encima del cuello miras hacia abajo y lo ves todo. Aunque sea el Hijo de Dios quien pase a tu lado, lo miras por encima del hombro. ¿Podrás salvarte entonces?

Sin embargo, si eres un taponcete, tienes dos opciones: o te pones a saltar y haces el ridículo, o te subes encima de un árbol como un mono y también haces el ridículo, pero te ve menos gente. En todo caso, es toda una cura de humildad: reconoces que eres poquita cosa para ver a Jesús, y que, si quieres contemplar su rostro, debes subir a un árbol. Entonces Él te mira con simpatía, te dice: es necesario que hoy me quede en tu casa, y te llenas de alegría.

¡Bendita humildad! Sin ella, nadie podrá ver al Señor. Anda, reconoce que eres poca cosa, sube al árbol de la Cruz, y desde allí abre bien los ojos, porque el Señor va a llenarte por completo.

(TOP33M)

La Santa Misa y el Divino Protocolo