Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

8 Noviembre, 2016 – Espiritualidad digital

«¡Prepárame de cenar!»

cenaDichosos los siervos a quienes el amo, al llegar, encuentre despiertos. Os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa, y, yendo de uno a otro, les servirá (Lc 12, 37). Pensar que, en el Cielo, el propio Jesús, Dios encarnado, pueda servirnos y humillarse así ante nosotros resulta abrumador.

Pero, antes de que lleguemos al Cielo… ¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: «Enseguida, ven y ponte a la mesa»? ¿No le diréis, más bien: «prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú»?

Sí. En el Cielo, Jesús mismo nos servirá y nos dará de comer. Pero antes, aquí en la tierra, debemos nosotros servirlo a Él y alimentar la sed de almas que lo abrasa en la Cruz. ¿Le traes almas al Señor, según lo que te ha pedido: prepárame de cenar? ¿Y querrás que, después, te sirva Él?

Cuando mueras, deberías poder decir: Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Ojalá, con tu apostolado, hayas saciado la sed de almas de Cristo crucificado. Porque, entonces, Él saciará tu sed de Dios y tu hambre de eternidad para siempre.

(TOP30M)

La Santa Misa y el Divino Protocolo