Liber Gomorrhianus

5 Noviembre, 2016 – Espiritualidad digital

Riquezas injustas y gastos injustificables

riqueza injustaComo estamos en España muy suspicaces, muchos leen que hay que ser fieles en la riqueza injusta, y piensan en las comisiones, las «tarjetas black», las contratas y los planes de urbanismo al 3 por ciento.

Pero el Señor no hablaba de eso. La riqueza injusta es la que tienes en tu cuenta bancaria.

«¡Lo he ganado con el sudor de mi frente!», dices. Bueno, bueno… Otras cosas has ganado también con el sudor de tu frente que tendrías que poner en la columna del «debe». Y me refiero a tus pecados. Si tuvieras que pagar por todas tus ofensas a Dios, teniendo en cuenta que su gravedad es infinita… ¿Cuántos euros te quedarían? ¿Cuánta vida podrías disfrutar? Anda, déjame que te hable claro: con el sudor de tu frente, y yo, con el de la mía, nos hemos ganado el Infierno. Y, allí, de poco nos iba a servir el dinero.

Ser fieles en la riqueza injusta es devolvérsela a su dueño. Y emplear el dinero en servir a Dios. Eso incluye mantener a tu familia, pero incluye también la limosna y la ayuda a la Iglesia. Lo que no sé si incluye es tantos caprichos como te concedes.

(TOP31S)

La Santa Misa y el Divino Protocolo