“Evangelio

3 Noviembre, 2016 – Espiritualidad digital

Al llegar a casa

buen pastorQuizá la parábola del buen pastor sea, en términos poéticos, una de las obras maestras del Evangelio. Su precioso lirismo y su carácter bucólico la convierten, además de en una preciosa y divina enseñanza, en una pieza literaria hermosísima. Leámosla de nuevo:

¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y vecinos, y les dice: «¡Alegraos conmigo! He encontrado la oveja que se me había perdido».

Repara en ese al llegar a casa. Porque, un día, cruzada ya la muerte, que es la puerta del aprisco, llegaremos a casa y nos reuniremos con los santos. Pero eso jamás sucederá si la oveja no se ha dejado tomar en hombros. Si le hubiera dicho al pastor: «No me lleves tú, ya camino yo», jamás habría vuelto a casa.

¿Eres dócil en la dirección espiritual? Sé que humilla un poco el que te lleven a hombros, pero ¿lo agradeces con humildad? ¿O acaso quieres llegar tú solo al Cielo?

(TOP31J)

La Santa Misa y el Divino Protocolo