“Evangelio

27 Octubre, 2016 – Espiritualidad digital

No huyas

huirSorprende ver a los fariseos tan preocupados por la integridad física de Jesús: Sal y marcha de aquí, porque Herodes quiere matarte.

Mentían: Herodes no quería matar a Jesús. Más bien, tenía miedo de él. Su hubiera querido matarlo, lo hubiera hecho antes que ellos, cuando lo tuvo preso, enviado por Pilato en la mañana del Viernes Santo. Pero no lo mató: se burló de él y espantó sus fantasmas. Quienes empujaron a Pilato para que matara a Jesús fueron, precisamente, los fariseos.

Hay algo peor: la «bienintencionada» propuesta que hacen a Jesús es la misma con que el demonio seduce a los hombres: «¡Huye del dolor! ¡No sufras! No sigas por ese camino si te espera un sufrimiento». ¿Te quedaste embarazada? No sufras; aborta. ¿Te hace sufrir tu matrimonio? No sufras, el divorcio se consigue en tres meses. ¿No soportas el dolor de tu enfermedad? Con una inyección lo resolvemos para siempre… ¡Huye!

Pero Jesús nunca huyó del dolor. Lo miró de frente, se acercó a él y lo abrazó en la Cruz. Así nos redimió. Y ahora, para ti y para mí, salirnos del camino por miedo al dolor supone huir de la Cruz. Y de la Vida.

(TOP30J)

La Santa Misa y el Divino Protocolo